El tiempo de las mujeres vale menos

Debemos considerar, en primer lugar, las diferencias salariales entre hombres y mujeres, las cuales todavía no han sido superadas. En segundo lugar, el techo de cristal, el cual las mujeres no hemos podido romper por la dificultad de conciliar la vida familiar y laboral, dado que las exigencias de crianza y cuidado todavía recaen sobre las mujeres.

Actualmente se considera aún que las tareas no remuneradas realizadas en su mayoría por mujeres no constituyen un trabajo, sin embargo la realización de estas tareas, como el embarazo y la crianza, constituyen una dificultad extra para la continuidad de los estudios y la limitación para el acceso a puestos más elevados, eso a lo que llamamos “techo de cristal”.

Aún las mujeres que logran ascender a niveles superiores de los trabajos o carreras lo hacen a costa de utilizar el tiempo de otras mujeres a las cuales le pagan menos que lo que ellas ganan por hora de trabajo, es decir de mujeres cuyo tiempo tiene un menor valor. El tiempo las mujeres pobres vale todavía menos que el tiempo de las mujeres de clases acomodadas.

Las mujeres realizamos el 70% del trabajo doméstico (limpieza, crianza y cuidados) reduciendo nuestro tiempo de estudio, de actividades creativas o de ocio. Para las mujeres, el ocio es un lujo. Además, el trabajo doméstico implica un gran desgaste físico, el cual no es compensado por antigüedad, vacaciones, ni ningún otro derecho de los trabajadores. Es un trabajo de tiempo completo. Esta es la manera en la que cotidianamente los hombres extraen de las mujeres algo así como una “plusvalía” por la apropiación de su fuerza de trabajo en  las tareas de reproducción.

Además de la segunda jornada laboral, que es la de limpieza y cuidados, tenemos que considerar la tercera jornada laboral, que es el tiempo que utilizamos las mujeres para “arreglarnos” y lucir como el sistema nos exige. Ello implica no sólo tiempo de selección de ropa y maquillaje, sino también de compra de ropas (en el caso de las mujeres que pueden hacerlo), de realización de actividades estéticas, cosméticas y de gimnasia o ejercicios más para “estar en forma” que por salud, al igual que lo que ocurre con los regímenes alimentarios.

Todos estos son factores por los cuales el tiempo de la mujer vale menos que el de los hombres, no sólo salarialmente.

Luego tenemos varios fenómenos interesantes. El primero: el llamativo comportamiento de los hombres que comentan o envían mensajes a las páginas feministas: “Quiero hablar con el hombre a cargo”. Ni siquiera se toman el tiempo de desarrollar una queja o un insulto elaborado. ¿Qué puede estar mostrando esto? Que realmente crean que están siendo graciosos y originales, es una opción. Otra opción es que simplemente busquen molestar, no sólo por el contenido del mensaje sino de una forma oculta: Porque insumen nuestro tiempo. Ellos piensan que ofenden por lo que dicen, cuando en realidad perjudican más por el tiempo que nos absorben, que aunque no parezca mucho, lo es por sumatoria, por lo frecuentemente que ocurre. Y ellos, más o menos conscientemente, lo saben.

Segundo fenómeno: cuando los hombres piden que les expliquemos sobre feminismo. Aún los mejor intencionados, los que realmente quieren la voluntad entender (o piensan que la tienen) nos están utilizando como maestras, como compañeritas de colegio que les hacen las tareas, que les ahorran el tiempo de tener que leer, qué les ahorran, en definitiva, energías y tiempo.

Incluso en espacios exclusivos de mujeres, aún no estando presente ningún hombre, malgastamos tiempo y energías en ellos: hablamos de maridos/novios/hijos, de lo que ellos hacen, de cómo expulsar al “compañero” de partido que agredió a una compañera…

El tercer fenómeno es que nos pidan constantemente que le recordemos lo que  tienen que hacer, que nos utilicen como agenda, que esperen a que les digamos qué es lo que deberían hacer de las tareas domésticas  o en arreglos de la casa. En estos casos, nos sólo nos extraen tiempo, sino que además nos suma carga mental, es decir, el trabajo de tener que tener en la cabeza todo el tiempo la información y orientaciones necesarias no sólo para nosotras mismas, sino también para ellos. Es como si tuviéramos que tener la memoria RAM ocupada constantemente, con el desgaste que eso implica.

Entre esas tareas que delegan en nosotras es muy frecuente que nos soliciten que les busquemos cosas: “¿Dónde están mis llaves?”. Para hacer una tarea que deberían poder hacer perfectamente solos (por ejemplo, repasando su recorrido anterior o revisando sus bolsillos), exigen del trabajo (y por lo tanto, del tiempo) de las mujeres: “¿Buscaste en tal lugar? ¿Qué ropa usaste ayer?, etc. Esta práctica y otras similares son demostraciones de dependencia, la cual extrae trabajo de la mujer a cambio de la sensación de ser necesitadas y útiles,es decir, valiosas para el hombre, indispensables. Es decir, es una forma velada de dominación.

Los hombres extraen de las mujeres tiempo y energías también por medio del trabajo emocional: las mujeres recurrimos generalmente a otras mujeres cuando necesitamos apoyo y contención. Los hombres, aún cuando sus relaciones de amistad primordiales sean otros hombres, también recurren a las mujeres en busca de apoyo y contención. Por esta razón los hombres se deprimen más cuando enviudan o se divorcian: no porque nos amen más que a nosotras o porque nosotras seamos más resilientes, sino porque dependen más de nosotros que nosotras de ellos, aún cuando socioeconómicamente estemos en desventaja. La paradoja es que se nos convence que no podemos vivir sin ellos, cuando más bien es lo contrario.

Los hombres, aún los más “buenos”, extraen beneficios de las mujeres: prole (reproducción); trabajo doméstico; cuidados; contención emocional; asistencia. Desde el gay que se aprovecha del amor y la socialización femenina de alguna mujer (madre, hermana, amiga) para explotarla reproductivamente, haciéndole parir sus hijos hasta el que recurre a sus amigas para pedirle consejos; pasando por el que obtiene una empleada doméstica gratuita; el divorciado que deja a sus hijos a cargo de su madre en los días en los que tiene la custodia para poder salir a divertirse, cosa que en las mujeres es sancionado socialmente (por ejemplo con la etiqueta de “Mamá luchona”); el que solicita a las mujeres que les expliquen sobre feminismo (con dudosas ganas de entender), etc. Todos sacan provecho de la socialización femenina en la culpa, la obligación de maternar (a ellos o sus hijos), de relegarse y las diversas formas de “sonrisa automática” (desde la sonrisa a desconocidos que nos hablan o fijan la vista hasta obligación de ceder ante todos sus requerimientos).

Cada una de nosotras tiene experiencias similares. Si lo personal es político, necesitamos poder aprender a identificar estas sutiles, pero no poco importantes, estrategias naturalizadas de opresión y sus efectos en nuestras vidas, nuestra salud y nuestro psiquismo.

 

 

Imagen: Joyce Hesselbertt

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: